Es imprescindible impulsar la protección por desempleo y derogar la reforma laboral

España

www.nosolomerida.es | La Encuesta de Población Activa (EPA) correspondiente al segundo trimestre de 2020, publicada hoy por el INE, muestra un aumento de los desempleados en 55.000 personas (un 1,66%) en el trimestre, hasta 3.368.000, mientras el aumento anual se situó en un 4,25% (137.300 personas desempleadas más). La tasa de paro llega al 15,33%, 0,92 puntos por encima que en el trimestre anterior y 1,30 más elevada que en el mismo periodo de 2019.

A estas cifras es necesario añadir a quienes se han quedado sin empleo, pero no se encuentran en la categoría anterior, ya que dada la situación de confinamiento no han podido cumplir con el requisito de búsqueda activa de empleo, o bien no están disponible para incorporarse a un empleo por razones de cuidado de personas dependientes, quedando fuera del concepto de desempleo, e incluidas en el de inactividad. Así, 1.062.800 personas han pasado a la inactividad en el segundo trimestre.

Los datos de este trimestre permiten observar con toda su magnitud el impacto de la pandemia COVID-19 y de las medidas de confinamiento implantadas para frenarla sobre el mercado de trabajo español. Una foto precisa de lo sucedido en el país durante el estado de alarma.

Para UGT, resulta imprescindible reconstruir nuestro país aplicando medidas económicas y laborales que protejan a las personas que han perdido el empleo, siguen sin poder acceder a uno o se han visto afectados por una reducción de ingresos. En este sentido, la extensión de las medidas de ajuste temporal (ERTE) son fundamentales para salvaguardar la existencia de nuestras empresas, los empleos y el tejido productivo de nuestro país.

Además, el sindicato considera fundamental volver a impulsar las mesas de diálogo social para retomar las negociaciones aparcadas en febrero por la crisis del coronavirus, como la necesidad de derogar la reforma laboral y sustituirla por un acuerdo entre los agentes sociales. Para UGT es imprescindible abrir ya las mesas de diálogo social firmadas hace unas semanas, como las del automóvil o las del sector turístico, y adoptar una serie de políticas que sitúen la recuperación como una oportunidad para cambiar nuestro modelo productivo y de bienestar social. En este sentido, es necesario un pacto de Estado por la Industria, tomando como marco el pilar europeo de derechos sociales y realizar una transición justa y los objetivos de desarrollo sostenible.

Datos de interés


-    El número de ocupados se sitúa en 18.607.200 personas, 1.074.000 menos que en el trimestre primero (-5,46%) y 1.197.700 inferior que un año atrás (-6,05%) (cifra que no incluye a los afectados por un ERTE).

-    El número de horas trabajadas descendió un 22,59%. Y es que, teniendo en cuenta a las personas en situación de ERTE, el número de ocupados que efectivamente han trabajado en el segundo trimestre se reduce a 13.901.000.

-    El empeoramiento de la situación de las mujeres en el mercado laboral se corrobora, con una tasa de paro que alcanza el 16,72%, frente al 14,13% de los hombres.

-    Por su parte, la tasa de paro entre los menores de 25 años se alza al 39,6% y entre los mayores de 55 años al 11,6%.

-    En este sentido, UGT muestra su preocupación por los datos relativos al paro de larga duración: el 34% de las personas desempleadas lleva más de un año buscando empleo y un 22% más de dos. Una situación que se puede agravar con la presente crisis, considerando que los hogares que tienen a todos sus miembros activos en paro aumentan este trimestre en 74.900, hasta un total de 1.148.800

-    Al igual que sucedió en la pasada recesión económica de 2009, el número de asalariados temporales sufre el mayor descenso trimestral (671.900 menos, un 16,22%), mientras el número de asalariados con contrato indefinido muestra una cifra de caída trimestral más moderada (-2,91%, con 361.400 asalariados indefinidos menos). La tasa de temporalidad, por ello, se sitúa en un 22,35%, casi 4 puntos menos que al inicio de 2020 (26,1%).


Según la Encuesta de Población Activa (EPA), en el segundo trimestre de 2020 el empleo descendió en 1.074.000 personas empleadas respecto al inicio de 2020 (un 5,46%), con 1.197.700 ocupados menos (-6,05%) desde el año previo.

Asimismo, hay que destacar que las horas efectivas de trabajo realizadas han disminuido un 22,59% respecto al primer trimestre. Por su parte, el número de personas que no trabajaron (considerándose ocupados) por paro parcial por razones técnicas u organizativas o ERTEs alcanzó un volumen de 2.832.800 (superior a las 562.900 registradas en el trimestre previo en dicha situación).

La tasa de empleo se sitúa en el 60,05%, 3,55 puntos inferior a la del trimestre previo y 4,43 p.p. por debajo de la del segundo trimestre de 2019.

Mientras, el desempleo aumentó en el trimestre en 55.000 personas (1,66%), con un ascenso anual de 137.300 personas (4,25%). El número total de desempleados se situó en 3.368.000, y la tasa de paro en el 15,33%, 0,92 puntos por encima del primer trimestre de 2020, y 1,30 puntos por encima que un año antes. En la serie desestacionalizada, la tasa de variación trimestral del empleo es del -6,73%, mientras la de paro es del 6,03%.

Cabe resaltar la trayectoria seguida por la población activa y la población inactiva. La población mayor de 16 años crece, pero la población activa cae en el primer trimestre un 4,43% (-1.019.000 personas activas menos), lo que se corresponde con un aumento trimestral de la inactividad (se suman 1.062.800 personas en situación de inactividad, un 6,43%). Parte de este aumento corresponde a personas que se han quedado sin empleo, pero dada la situación de confinamiento no han podido cumplir con el requisito de búsqueda activa de empleo, o bien no están disponible para incorporarse a un empleo por razones de cuidado de personas dependientes (ancianos, niños, personas con discapacidad,…), quedando fuera del concepto de desempleo, e incluidas en el de inactividad.

La tasa de actividad, en el 55,54%, baja respecto a la del año previo (-3,20 puntos) y a la del trimestre anterior (-2,64 puntos), encontrándose aún una brecha de más de 10 puntos de diferencia entre hombres (61,35%) y mujeres (50,05%).

Por sexo, en el año, ha caído el número de ocupados, hombres (un 5,74%) y mujeres (un 6,42%) y ha aumentado el paro entre los hombres y las mujeres (8,67% y 0,26%). En el trimestre, se reduce la ocupación femenina un 6,06% y desciende el desempleo un -2,74%; en las cifras masculinas el descenso de la ocupación es del -4,95% y el incremento del paro del 6,58%. Por su parte, la mayor divergencia se muestra en las cifras de inactividad, con una mayor incidencia del aumento entre las mujeres.

Así, la brecha entre hombres y mujeres persiste: el 45,5% de las personas ocupadas son mujeres, mientras su peso en el desempleo es del 50,5% y en la inactividad del 57,7%. La tasa de paro masculina se encuentra en el 14,13%, mientras la femenina es del 16,72%.

El trimestre es negativo para todos los sectores sin excepción. En términos absolutos, el número de ocupados desciende de forma llamativa en los servicios (con 816.900 personas empleadas menos, -5,5%), seguido de la industria (-127.000, -4,59%), la construcción (-108.700, -8,51%) y, finalmente, el sector primario (-21.400; -2,72%). En el año, el impacto negativo es similar.

En términos trimestrales decrece la ocupación en el sector privado y en el público. En el segundo se pierden 22.000 empleos; y la mayor concentración se produce en el sector privado, con 1.052.000 empleos menos. Desde el segundo trimestre de 2019, aumenta el número de ocupados en el sector público (31.500 empleos más) y cae en el privado (-1.229.100).

Entre los extranjeros se reduce el empleo en términos anuales (un -8,58%) y trimestrales (-10,09%). Al tiempo, se incrementa el número de desempleados en el trimestre (10,70%) y en el año (19,40%). La tasa de paro se sitúa en un 24,92%, por encima de la española (13,86%). Un 21,6% de las personas en desempleo son extranjeras.

Por grupos de edad, el paro asciende en el trimestre en todos los tramos, excepto entre los menores de 20 años y los mayores de 55. Un 14% de las personas en paro tiene más de 55 años, mientras otro 15% tiene menos de 25 años. La tasa de paro entre los menores de 25 años se alza al 39,61% y entre los mayores de 55 años al 11,56%.

A ello se añaden los datos de desempleo de larga duración. El porcentaje de personas en desempleo que lleva más de un año buscando empleo, se sigue elevando hasta el 34%, siendo alta la incidencia de las personas que llevan buscando empleo más de dos años (22% de los desempleados).

El número de asalariados ha caído en el trimestre en -1.033.300 personas (-6,24%); con un retroceso mayor del empleo temporal (un -16,22%; 671.900 personas menos con contrato temporal) y, en menor dimensión, del indefinido (-2,91%, 361.400 personas menos con contrato indefinido). En el año también baja el volumen de asalariados (un 6,96%), en especial los temporales (-21,12%) aunque también los indefinidos (-1,89%). Por ello, se reduce la tasa de temporalidad, si bien continúa elevada: la tasa se establece en el 22,35% (en el 24% la femenina), con valores inferiores a los registrados en el mismo trimestre del año 2019, debido a la mayor incidencia de la destrucción de empleo temporal.

Por su parte, la parcialidad este trimestre se encuentra en el 13,4% (21,8% para las mujeres). Hay que tener en cuenta que en el segundo trimestre el número de ocupados a tiempo completo descendió en 711.900 personas (-4,2%), mientras a tiempo parcial lo hizo un 12,7% (362.200 personas, de las que el 72% son mujeres). La parcialidad involuntaria se mantiene en el 50,6%, con 1.257.200 ocupados a tiempo parcial que aceptan esta situación por no encontrar empleo a tiempo completo.


COMPARTIR:

Cigabuy INT


 

Joomla Templates and Joomla Extensions by JoomlaVision.Com

HOLA , USUARIOS ONLINE AHORA MISMO

Tenemos 839 invitados conectado
Find us on Facebook
Follow Us