Los sindicatos mayoritarios de la privada concertada, de la movilización frente a Vara al consentimiento con Monago

Opinión - Víctor Rodríguez

www.nosolomerida.es | Opinión| Víctor  Rodríguez | El BOE del pasado 21 de abril recogía el Real Decreto-ley 14/2012 de medidas urgentes de racionalización del gasto público en el ámbito educativo, que establece que las Administraciones educativas podrán ampliar hasta un 20 por 100 el número máximo de alumnos por aula en centros sostenidos con fondos públicos que impartan el segundo ciclo de la educación infantil, la educación primaria, la educación secundaria y formación profesional. O sea, hasta 30 alumnos por unidad en infantil y primara; hasta 36 en secundaria obligatoria y formación profesional y hasta 42 en bachillerato. También recoge que la jornada lectiva semanal del personal docente que imparte las enseñanzas reguladas en la Ley Orgánica de Educación (LOE) en centros sostenidos con fondos públicos será, como mínimo, de 25 horas en educación infantil y primaria y de 20 horas en las restantes enseñanzas.

El 25 de abril en la Asamblea de Extremadura, la consejera de Educación y Cultura, Trinidad Nogales, dijo sobre la modificación de la ratio: “que se refiere a máximos, que en la actualidad y debido a la dispersión geográfica de nuestra Comunidad no se están cumpliendo. Por tanto, esta medida no afectará significativamente a Extremadura”. Confirmó que se aumentará en dos horas la jornada lectiva de profesores diciendo: “pedimos un esfuerzo a los docentes, que entendemos justificado en estos momentos de dificultad para toda la sociedad”, y sobre la no obligatoriedad de ofertar al menos dos modalidades de bachillerato en los términos previstos en la LOE señaló que “la lógica indica que es más favorable para todos que esos alumnos (caso de tres matriculados en una segunda modalidad) se matriculen en centros próximos”. Más adelante se refirió a los centros privados concertados de la forma siguiente: “un ajuste que nos va a obligar a replantear, en modificación presupuestaria, los conciertos educativos”.

Para hacer frente a las medidas del Decreto-ley, la Federación de Asociaciones de Madres y Padres de Alumnos (FREAPA-CP), la Asociación Pedagógica Escuela de Verano de Extremadura (APEVEX), el Sindicato de Estudiantes, CCOO, UGT, STE-Ex, constituyen una plataforma, hacen público un manifiesto y apoyan la movilización del 29 de abril. También los sindicatos con presencia en la Mesa Sectorial de Educación de Extremadura (CSIF, PIDE, ANPE, UGT y CCOO) advirtieron que serían contundentes ante los recortes que puedan ser adoptados en el ámbito educativo extremeño, realizaron una movilización en defensa de la enseñanza pública el 2 de mayo.

Mientras tanto, la patronal mayoritaria de centros privados concertados, Escuelas Católicas (FERE-CECA y EyG) manifiesta que “muchos de los centros concertados ya están aplicando una ratio de 27-28 alumnos en Primaria y 32-33 en ESO, sin merma de la calidad educativa”, y que “los profesores de los centros concertados de Escuelas Católicas ya imparten 25 horas lectivas en todos los niveles, sin merma de la calidad educativa”. Para su vicepresidente, Manuel Tamayo, ”el aumento de alumnos por aula facilitará que más familias puedan venir a la concertada. Pero en colegios pequeños, al juntar más alumnos en aulas que estaban justitas de alumnos, las puedes perder. Ahora bien, nos favorece a los centros pequeños el no tener que ofertar dos bachilleratos porque reduces el gasto en horas lectivas. Antes había que tener grupos de optativas con pocos alumnos para poder tener los dos bachilleratos y ahora puedes concentrar alumnos”. También la Confederación Católica de Asociaciones de Padres de Alumnos y Padres de Familia de Extremadura se pronunció; su presidente, Rafael Ramos dijo que: ”sumar cinco alumnos más a las ratios actuales no tendrá consecuencias en la calidad de la enseñanza ni pública ni concertada”.

Los sindicatos junto con asociaciones representativas de la enseñanza pública están dando muestras claras de defensa de los intereses generales del conjunto de los sectores afectados: alumnado, profesorado, etcétera. Todos ellos se sienten afectados por el conjunto de las medidas. Sin embargo en la privada concertada no encontramos movilizaciones auspiciadas por los sindicatos mayoritarios del sector en Extremadura(USO, FSIE ) por la carga que supondrá para el profesorado el incrementar las ratios de alumnos por aula, que ya están sobrecargadas en muchos centros (Salvo que computen como movilización las declaraciones realizadas por sus respectivas federaciones, aunque algunas solamente desde Madrid).

A la deshomologación salarial con el profesorado público de 10 a 20 por ciento (según antigüedad) junto con la deshomologación de jornada lectiva del profesorado de secundaria (que pasará del hasta ahora un 39 por ciento mayor a un 25 por ciento superior, según el Decreto-ley) se une ahora el incremento de hasta un 20 por ciento de alumnos por clase con una más que aparente aquiescencia por parte de los sindicatos mayoritarios del sector. De la movilización de 5 de mayo de 2010 ante la Consejería de Educación, que ADECEX secundó con sus propias razones, y la petición posterior del sindicato USO a la ciudadanía de que la actitud del presidente Vara ”debe tener un precio político y desprecio social. Nosotros también votamos”, han pasado a la inacción frente al Decreto-ley de Rajoy y a la aquiescencia con el presidente Monago, quién ya exige por formulario medir las aulas para ver cuánto alumnos más caben.

El pasado 21 de marzo en el artículo sobre ”Los nuevos centros públicos en libertad de elección” decíamos “que podríamos encontrarnos que, con la pretendida casa común de los centros públicos en libertad de elección, la homologación sea una pronta realidad. Salvo que tanto Rajoy como Monago estén pensando en una homologación a la baja de las condiciones de trabajo de los compañeros de la enseñanza pública con respecto a los de la privada concertada”. Lamentaríamos que la segunda premonición se cumpla porque, entre otras razones, siempre hemos defendido que ”cuanto mejor educación pública, mejor para todos”, pero ya lamentamos que no haya combate de los sindicatos mayoritarios de la privada concertada contra unas medidas que, cuanto menos, contribuirán a mantener la desigualdad de las condiciones de trabajo del profesorado de la privada concertada de Extremadura.

”Seguiremos en la lucha centrados en los derechos de los trabajadores de nuestro sector, y la Educación Concertada es un servicio público aunque la titularidad de esta sea privada y por tanto es educación pública”, dice el sindicato mayoritario de la privada concertada de Extremadura, USO; pues eso, que se vea la lucha, la independencia de ideologías políticas y la contribución al “cuanto mejor educación pública, mejor para todos”. Y de paso que las 25 horas lectivas sean 25 sesiones de clase; las 17 horas, 17 sesiones, etcétera, en el VI Convenio ( y ojo que el V Convenio va camino de cuatro años desde que finalizó su ámbito temporal y con la entrada en vigor de la reforma del mercado laboral empezó el pasado 12 de febrero la cuenta atrás de dos años para quedar al colectivo bajo el amparo único del Estatuto de los Trabajadores).

 

Víctor Rodríguez Corbacho

Presidente ADECEX

COMPARTIR:

Cigabuy INT


 

Joomla Templates and Joomla Extensions by JoomlaVision.Com

HOLA , USUARIOS ONLINE AHORA MISMO

Tenemos 380 invitados conectado
Find us on Facebook
Follow Us