Neo-thatcherismo como estilo de gobierno Rajoy

Opinión - Víctor Rodríguez

www.nosolomerida.es | Opinión | Víctor Rodríguez | La reforma del mercado laboral llega después que los obreros hayamos constatado como en la etapa de gran crecimiento económico la mayor parte del empresariado de España apostó por proyectos de rápidos beneficios y no dedicó la parte necesaria del excedente a la reinversión en su empresa. No esperamos que este empresario cambie su modus operandi con el Real Decreto-ley 3/2012 de medidas urgentes para la reforma del mercado laboral, sino todo lo contrario; porque la eliminación de la autorización administrativa de los despidos colectivos, el límite de la prórroga de los convenios a dos años, la desaparición de los salarios de tramitación, las rebajas unilaterales de sueldos y la descentralización de los convenios colectivos decantan la balanza de las relaciones laborales hacia su lado.

Una vez destapadas las intenciones de fondo de la reforma: “minar al máximo el papel y poder de los sindicatos, de los obreros, en la relación contractual de trabajo/capital”, la ciudadanía en general y los obreros en particular hemos comenzado a decir ¡no! desde la calle. Los

sindicatos se apoyan en tales movilizaciones para exigir a Rajoy negociar la modificación de la reforma; los socialistas anuncian que acudirán al Tribunal Constitucional si el Gobierno no cambia la reforma laboral porque consideran que vulnera la Constitución de 1978. Mientras tanto, el PP dice que no piensa mover nada porque no afectará a sus expectativas de voto en Andalucía y Asturias el próximo 25M y critica la estrategia del PSOE de crear un clima de conflictividad social. ”PPancarterosvosotros, responden con un video las juventudes socialistas.

 

Lo cierto es que tanto el Gobierno como los poderes económicos y mediáticos utilizan cualquier cortina de humo para contribuir a restar apoyo a los sindicatos. Un día Gallardón, Aguirre, Botella y Cifuentes critican la convocatoria de protestas laborales previstas para el 11 de marzo; otro, es el ministro del Interior, Fernández Díaz, quién abunda en más de los mismo (por cierto, con un indisimulado parecido a Arias Navarro). Les da igual que la Asociación 11M Afectados del Terrorismo (presidida por Pilar Manjón) no entre al juego de intentar desprestigiar y deslegitimar a los sindicatos y apoye la manifestación del 11M contra la reforma laboral. Van a lo suyo: dumping social, legislación antisindical y privatizaciones de los servicios públicos, o sea el neo-thatcherismo como estilo de gobierno Rajoy.

 

 

 

 

COMPARTIR:

Cigabuy INT


 

Joomla Templates and Joomla Extensions by JoomlaVision.Com

HOLA , USUARIOS ONLINE AHORA MISMO

Tenemos 359 invitados conectado
Find us on Facebook
Follow Us