Santillana: “Sin diálogo social la destrucción de empleo habría sido muy superior”

España

www.nosolomerida.es | El número de desempleados registrados en las oficinas del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) aumentó en 26.573 personas en el mes de mayo (+0,69%), una subida muy inferior a la que se registró en abril (+8%) y marzo (+9%) debido al inicio de la desescalada. Para empujar la recuperación económica, “debemos seguir por la senda de los acuerdos entre Gobierno y agentes sociales", ha declarado la secretaria de Empleo de CCOO. Lola Santillana ha hecho un llamamiento a gobierno y patronal a “trabajar conjuntamente por una mayor estabilidad en el empleo, para combatir las colas del hambre y las malas prácticas abiertas por la reforma laboral de 2012”.

El paro registrado sube en el mes de mayo (26.573, +0,69%), un mes en el que habitualmente solía bajar el paro con fuerza. El incremento, no obstante es claramente inferior al de marzo (302.265, +9%) y abril (282.891, +8%). La cifra total de paro registrado cierra mayo en 3.857.776 personas, 622 mil personas más que antes del inicio de la crisis del COVID-19.

El paro sube en servicios (40.784), agricultura (710) y el colectivo sin empleo anterior (9.058) y baja en construcción (-23.717) e industria (-262). En mayo el repunte del paro se concentra entre las mujeres (39.878, 1,9%) y se reduce entre los hombres (-13.305, -0,8%) y se mantiene la feminización de la población en desempleo: el 56% son mujeres. El repunte mensual del paro es más intenso entre la población de menos de 25 años (+7.752, +2,4%) que entre la población de 25 y más años (+18.821, +0,5%).

La ligera mejoría del mercado laboral se pone de manifiesto con los datos de afiliación a la seguridad social que muestran un freno a la destrucción de empleo, al sumar 97.462 personas afiliadas más a la Seguridad Social en media mensual tras los malos datos de abril y marzo. Estos datos reflejan el reinicio de la actividad durante mayo al irse relajando las restricciones del estado de alarma en las diferentes comunidades autónomas. La creación de empleo en mayo ha sido la mitad de años anteriores, reflejo de la situación en la que se encuentra todavía la economía en estos momentos.

En mayo, el grueso de la recuperación de la afiliación se concentra en el régimen general (87.181 personas, +0,6%). La afiliación al régimen general muestra un repunte mensual del empleo en aquellas ramas que tras el parón han reiniciado su actividad: construcción (52.890, +7,1%), hostelería (28.251, +2,6%), actividades administrativas y servicios auxiliares (10.481, +0,9%) y también del sistema especial agrario (41.781, +5,6%). En el lado contrario, destaca la destrucción de empleo en actividades sanitarias y servicios sociales (-15.800, -1%), educación (-11.091, -1,2%) y sistema especial del hogar (-18.682, -4,8%).

CCOO recuerda que entre marzo y abril se perdió casi un millón de empleos y el paro aumentó en seiscientas mil personas, con tres millones de personas en ERTE. “Sin las medidas extraordinarias adoptadas (limitación despidos, ERTES, liquidez empresas,…) el daño en el tejido productivo y la destrucción de empleo habrían sido muy superiores”, señala Lola Santillana. “La última medida ha sido la aprobación del Ingreso Mínimo Vital, una medida que aunque mejorable, supone la implementación de un nuevo derecho social de la población, clave para aquellos hogares en situación de mayor vulnerabilidad y pobreza”, incide.

Las medidas económicas y sociales aprobadas durante esta crisis van en la línea correcta, aunque son menos ambiciosas y redistributivas de lo que la situación requiere, movilizando un volumen inferior de gasto público para hacer frente a la pandemia y sus consecuencias al de otros países europeos, y fiándolo todo en gran medida a ofrecer avales y dotar de liquidez a empresas, propietarios,… Muchas de las medidas aprobadas tienen un periodo de vigencia muy corto, que previsiblemente habrá que ir prorrogando en el tiempo y ampliando en su alcance si la crisis se mantiene.

CCOO reitera que la respuesta a esta crisis provocada por el COVID-19 no puede ser solo nacional. La Unión Europea debe ejercer un papel activo y no dejar a los diferentes estados abandonados a su suerte. El Plan de Recuperación de la UE tras el COVID-19 presentado por la Comisión Europea contiene elementos positivos, aunque hubiera sido necesario un volumen superior de fondos, y que estos fueran entregados directamente a los estados sin condicionalidad para compensar el incremento de la deuda permitir la reactivación económica.


COMPARTIR:

Cigabuy INT


 

Joomla Templates and Joomla Extensions by JoomlaVision.Com

HOLA , USUARIOS ONLINE AHORA MISMO

Tenemos 773 invitados conectado
Find us on Facebook
Follow Us