Más de 46.700 personas participan en la primera semana del estudio ENECovid19 que estimará la inmunidad de la población frente al virus

España

www.nosolomerida.es | El ministro de Sanidad, Salvador Illa, aseguró este jueves, en su séptima comparecencia en la Comisión de Sanidad del Congreso, que “no podemos bajar la guardia” ante la pandemia y “debemos tener presente que todavía quedan semanas difíciles para nuestro sistema sanitario”. “Vamos por buen camino, pero debemos conservar la prudencia y mantenernos alerta, porque aún quedan momentos difíciles”.

Respecto a la evolución en nuestro país, Illa ha destacado que “se observa una tendencia descendente, sostenida, durante las últimas siete semanas. Pasando de incrementos diarios de casos cercanos al 20%, a los incrementos actuales menores al 0,5%”; lo que es sin duda “fruto del esfuerzo de la ciudadanía tras el decreto del estado de alarma”.

Además, hemos pasado de más de 900 fallecido a finales de marzo a cifras de alrededor de 200 en los últimos días. “Seguimos teniendo muy presente que cuando hablamos de fallecidos no hay datos buenos” ha señalado el ministro, pero lo cierto es que “la letalidad ha ido evolucionando desde el inicio de la epidemia hasta el 4% de los que iniciaron síntomas en la última quincena de abril, frente a la letalidad global que es superior en nuestro país al 11%”. A ello se suma que, a día de hoy, más de la mitad de los contagiados confirmados ya se han curado, o que la suspensión del permiso retribuido recuperable y las primeras medidas de alivio del confinamiento no haya tenido efectos negativos, dicho esto “con todas las cautelas”.

Desescalada hacia la fase 1


Illa se ha referido también al Plan para la Transición hacia una Nueva Normalidad, recordando en primer lugar que se trata de un plan que “contempla la desescalada como un proceso gradual y asimétrico, pero coordinado y flexible; basado en unos criterios comunes, que se aplicarán bajo los principios de cooperación y colaboración con todas las comunidades autónomas”. Y que la previsión para ir pasando de una fase a otra estará precedido por un periodo de 14 días, que es el tiempo que permite ver el efecto de las nuevas medias en la transmisión del virus.

“Entramos en un proceso de gran complejidad, en gran medida desconocido y en el que el trabajo conjunto de los responsables sanitarios de las distintas administraciones va a ser absolutamente clave”, por cuanto será “más importante y exigente para todos”.

Anunció que su ministerio ha recibido ya solicitudes para pasar a la fase 1 a partir del próximo 11 de mayo –de forma global o parcial- de todas las comunidades y ciudades autónomas, excepto de Madrid”, que la hará llegar en breve. Tras mantener reuniones bilaterales y analizar las solicitudes, se procederá a resolver “indicando los territorios que pueden pasar a esta nueva fase a partir del lunes” y, para ello, se harán públicas las resoluciones en las que figurarán las actividades ampliadas que podrán realizarse en el ámbito del comercio, la restauración, en los transportes, lugares de culto, etc; así como las condiciones o medidas de prevención que habrá que tener para minimizar todos los riesgos.

En cualquier caso, Illa ha querido subrayar que, si estamos en disposición de iniciar esta etapa de desescalada “es gracias a la responsabilidad de la ciudadanía, a su esfuerzo y compromiso cívico que ha sido clave para estar donde estamos ahora, y así estoy seguro de que seguirá siendo en un futuro”. A ello se suma un instrumento constitucional como es el estado de alarma –ayer prorrogado por el Congreso- con el que “hemos conseguido detener la expansión de la epidemia” a través de sus vías de contagio, pues aunque hay muchas cosas que desconocemos del virus, hay un evidencia: que la propagación de la enfermedad está muy relacionada con la movilidad de las personas” y de hecho no es casualidad que “los cinco países más afectados” -entre ellos España- son los que tienen “mayor movimiento de viajeros”.

“Hemos hecho lo más duro, pero queda lo más complejo, también lo más esperanzador: vamos a recupera poco a poco nuestra capacidad de movernos, pero todavía necesitamos limitar unas semanas más nuestros encuentros y nuestros desplazamientos, y eso no es posible sin el marco que nos ofrece el estado de alarma”, añadió.

Pruebas diagnósticas para todos los casos sospechosos


Durante su comparecencia, el ministro de Sanidad ha informado también de que está trabajando con algunas comunidades para modificar las franjas horarias de salida de los niños, dado que hay lugares en los que empieza a hacer mucho calor y es recomendable que estas se realicen en otras horas con temperaturas no tan altas.

Y, en lo referente a la detección precoz de la enfermedad como elemento fundamental de la desescalada, anunció que a partir de ahora van a realizarse en España pruebas diagnósticas para la detección del Covid-19 “a todos los casos sospechosos, incluidos los leves”, haciéndoles pruebas PCR en las primeras 24 horas. “Esta va a ser nuestra prioridad: la detección precoz, el aislamiento de casos y el seguimiento y cuarentena de los contactos estrechos”, ya que “es el método más eficaz según los organismos internacionales y los expertos para reducir el riesgo de transmisión y de cualquier nuevo brote”.

Illa ha concluido insistiendo que “hoy estamos más cerca de poder alcanzar la nueva normalidad”, pero “eso solo será posible si no bajamos la guardia” porque “nos enfrentamos a una crisis sanitaria global y a una reto nuevo y desconocido, por lo que hay que actuar con prudencia y revaluando en cada momento la situación”.

Para avanzar en la desescalada con seguridad “será aún más importante el control y la responsabilidad social y personal, porque ahora la clave no será una sola decisión, la de permanecer en casa, sino múltiples decisiones: en el hogar, la calle, el transporte, el ocio, con la familia, los amigos… Debemos interiorizar que la distancia interpersonal y la higiene, junto al resto de recomendaciones, son medidas imprescindibles para la protección de la salud individual y colectiva”.


El ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha destacado la respuesta "ejemplar" de la ciudadanía en esta primera oleada, cuya fase de reclutamiento concluirá el 11 de mayo.

Más de 46.700 personas han participado ya en el estudio nacional de epidemiología ENECovid19 durante su primera semana, cuya fase de reclutamiento finaliza el próximo lunes 11 de mayo. Se trata de la primera de las tres oleadas de las que consta el estudio. En total, la previsión es alcanzar la cifra de entre 60.000 y 90.000 participantes.

Las llamadas telefónicas a los 35.000 hogares de toda España elegidos al azar se están realizando de forma paralela a la toma de muestras de los participantes en los centros de salud y domicilios.

La finalidad de este estudio, diseñado por el Ministerio de Sanidad y el Instituto de Salud Carlos III (ISCIII) con la colaboración del Instituto Nacional de Estadística (INE) y las comunidades autónomas, es estimar el porcentaje de la población española que ha desarrollado anticuerpos frente al nuevo coronavirus SARSCoV-2 (concepto conocido como seroprevalencia). La información obtenida será de enorme relevancia para la toma de decisiones de salud pública en el conjunto del Estado.

El papel de los servicios de Atención Primaria del Sistema Nacional de Salud está siendo especialmente relevante a lo largo de todo el proceso, con una participación muy destacada del personal de enfermería en la elaboración de cuestionarios, test rápidos de detección de anticuerpos y la toma de muestras a través de análisis de sangre. En total, 1.919 centros de salud participan directamente en el desarrollo del estudio, con más de 9.000 profesionales.

En este sentido, el ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha manifestado, en su comparecencia semanal ante la Comisión de Sanidad y Consumo del Congreso de los Diputados, su agradecimiento a todos los profesionales del Sistema Nacional de Salud que están llevando a cabo este estudio de seroprevalencia.

Respuesta ciudadana ejemplar


Un agradecimiento que ha hecho extensivo al conjunto de ciudadanos participante en el estudio y que supera las 46.700 personas. Esta cifra, según el ministro Illa, "demuestra que la respuesta de la ciudadanía está siendo ejemplar. Es algo a lo que la ciudadanía ya nos tiene acostumbrados, pero, insisto, debemos mostrar nuestra gratitud ante otra prueba más de su compromiso y responsabilidad".

Toda la información que se está recogiendo se está volcando en un sistema informático diseñado específicamente para el estudio por parte del Ministerio de Sanidad.

El Ministerio de Sanidad está desarrollando una campaña audiovisual dirigida a redes sociales para sensibilizar a la ciudadanía de la importancia de su colaboración que es voluntaria, para conocer el impacto real de la pandemia.

El estudio, que comenzó el pasado 27 de abril, tendrá una duración de 8 semanas y aportará datos clave para la toma de decisiones en las políticas de salud pública.


COMPARTIR:

Cigabuy INT


 

Joomla Templates and Joomla Extensions by JoomlaVision.Com

HOLA , USUARIOS ONLINE AHORA MISMO

Tenemos 749 invitados conectado
Find us on Facebook
Follow Us