Dehesa, ganadería extensiva y cambio climático

Extremadura

www.nosolomerida.es | Artículo de Gerardo Moreno Marcos, doctor en Biología de la Universidad de Extremadura. La dehesa puede producir alimentos con huella carbono favorable. La ganadería extensiva no es responsable del cambio climático, sino que puede formar parte de la solución

Existe un gran consenso sobre la principal causa del cambio climático que estamos ya sufriendo, y es el aumento de la concentración atmosférica de gases con efecto invernadero (GEIs). Entre éstos destaca el dióxido de carbono (CO2) procedente fundamentalmente del consumo de combustibles fósiles, a lo que se unen diversas fuentes de GEIs asociadas a la producción de alimento. El CO2 se emite hacia la atmósfera con la tala y quema de bosques, realizadas mayoritariamente para conseguir nuevas tierras de cultivo. También el laboreo del suelo favorece la liberación de grandes cantidades CO2 por descomposición de la materia orgánica del suelo. Un proceso similar ocurre con la desecación de humedales para transformarlo en tierras cultivables. Además del CO2, el metano (CH4) y el óxido nitroso (N2O), GEIs con mayor potencial de calentamiento de la atmósfera que el CO2, son emitidos en gran medida por actividades agrícolas y gerardo.jpgganaderas. Los cultivos de regadío, la digestión entérica de los rumiantes (vacuno, ovino y caprino), y la gestión de purines en la industria del porcino son tres fuentes relevantes de metano. El uso masivo de fertilizantes nitrogenados y el manejo de los estiércoles en granjas intensivas son las fuentes principales de N2O.  Lo que comemos, cómo lo producimos y lo que desechamos tiene por tanto un gran impacto en el clima. En su conjunto la producción de alimentos supera el 20% de las emisiones mundiales de GEIs, superando el 25% si le sumamos la gestión de los alimentos.

Entre los modelos de producción de alimento, la ganadería se lleva la peor parte, pues el consumo de agua, suelo y la emisión de GEIs son aparentemente mucho más desfavorables para los alimentos de origen animal que para los de origen vegetal. Y los resultados son especialmente desfavorables para los rumiantes, como vacas y ovejas, por la emisión de metano que expulsan, sobre todo por la boca, durante la rumia. Además la mayoría de los estudios publicados señalan que la ganadería extensiva tiene peor huella de carbono que la ganadería intensiva. Su menor eficiencia (menor producción o crecimiento) y la peor calidad de los alimentos que consume, resultan en un balance de emisiones más elevado por unidad de alimento producido (kg de carne o litro de leche). Como respuesta, han surgido numerosas voces en contra del consumo de carne y de las explotaciones ganaderas. No son pocos los artículos publicados[1] en las últimas fechas que claman por un cambio en la dieta, hacia formatos más vegetarianos e incluso veganos, para frenar el cambio climático, incluso para salvar el planeta. Pero en este debate, en unos casos de manera desapercibida y en otros de manera interesada, se están mezclando, como popularmente se dice, churras con merinas.

La ganadería extensiva se alimenta de biomasa no aprovechable por los humanos, y producida en suelos no cultivables. Esta biomasa se transforma así en carne, leche, lana y otras producciones de gran calidad, contribuyendo a la economía local, a la vez que reduce el riesgo de grandes incendios y genera múltiples beneficios ambientales, en contra de lo que indican los detractores de los alimentos de origen animal. Para cualquier proceso productivo se deberían imputar sólo las emisiones adicionales que la actividad genera, y no  aquellas que todas formas tendrían lugar de forma natural. Desde hace millones de años grandes herbívoros vienen consumiendo (pastando) por todos los rincones del mundo sin que hayan causado un aumento de GEIs en la atmósfera. ¿Cuál sería el destino del pasto que crece de forma natural si no fuera consumido por la ganadería extensiva? ¿Sería su carbono retenido en los ecosistemas, o sería emitido hacia la atmósfera por otros organismos, sean ciervos, insectos o microorganismos? En cualquier análisis de huella de carbono se deberían imputar sólo aquellas emisiones que se evitarían si la actividad cesara, y esto no se está haciendo.

Además, la huella de carbono de la ganadería no se puede hacer sin considerar el papel que juegan los agrosistemas de los que se alimentan. Los pastos, sean herbáceos, arbustivos o arbolados pueden secuestran grandes cantidades de CO2 en su biomasa y suelos. Los cálculos de huella de carbono que recientemente se han realizado para la dehesa muestran en promedio balances netos favorables. Es decir, la dehesa retiene y secuestra más carbono que el que emite su ganadería, y la dehesa podría estar contribuyendo más a la mitigación del cambio climático que a su intensificación. De hecho, la dehesa extremeña secuestra carbono en sus suelos a un ritmo de 11 por mil, muy por encima del objetivo del 4 por mil acordado en al COP21 de París, acuerdo del que España es firmante. La ganadería que pastorea en la dehesa, y en otros pastos extensivos, también contribuye de forma fundamental a reducir el riesgo de grandes incendios, reduciendo así las elevadas emisiones de CO2 que producen los incendios.

Otro aspecto importante es el alto consumo de agua y suelo atribuido a la ganadería extensiva. Desafortunadamente la mayoría de los estudios que han surgido en los últimos años comparando los diferentes modelos de producción de alimentos confunden el consumo con la utilización de suelo. Producir alimentos precisa normalmente de la sustitución de ecosistemas naturales por agrosistemas que en la mayoría de los casos son ecológicamente menos eficientes, emiten más GEIs, contaminan más y pierden biodiversidad. En estos casos se puede decir que la producción de alimento consume suelo y agua, dos recursos esenciales y limitados. Sin embargo la ganadería extensiva se alimenta en ecosistemas clasificados en muchos casos como sistemas agrarios de alto valor natural, donde se mantiene altos niveles de biodiversidad y los procesos ecológicos y no los agroquímicos añadidos son los determinantes de la productividad. En estos casos, no podemos decir que la producción de alimento consume suelo, si no que utiliza suelo. Lo mismo ocurre con el agua. No es comparable el consumo de agua azul (almacenada y transportada) que utiliza la agricultura y ganadería intensiva, que el agua azul (no manejada) que hace crecer de forma natural los pastos  que consume la ganadería extensiva.

Finalmente es importante tener presente que la ganadería extensiva se alimenta mayoritariamente en tierras no aptas para el cultivo de alimentos vegetales. Estas tierras representan más de dos tercios de la superficie agraria útil en el mundo. Si estas tierras no fueran utilizadas para la producción animal, no producirían alimentos para los humanos, y sería necesario cultivar aún más tierras para alimentar a la población mundial, incrementando las emisiones de GEIs y la degradación ambiental del planeta. Un caso muy diferente es la ganadería intensiva, que se alimenta de forrajes y piensos producidos en tierras de cultivos, tierras que sí podrían ser utilizadas para producir alimentos de origen vegetal.

El modelo actual de alimentación, con un consumo creciente de carne, está siendo muy cuestionado. El crecimiento de la producción industrial que sigue la ganadería intensiva forma parte de los problemas ambientales que tiene nuestro planeta, incluido el cambio climático.  Y el conjunto de evidencias que sostienen la necesidad de avanzar hacia una dieta menos cárnica no pueden obviarse. Pero es fundamental diferenciar los productos de la ganadería intensiva de los que proceden de la ganadería extensiva. Y a las campañas que propugnan consumir menos carne en las sociedades ricas, habría que decir que sí, pero añadir que la que se consuma provenga de la ganadería extensiva, que contribuye a la lucha contra el cambio climático, y a la conservación de la población rural, del territorio y de sus valores naturales y culturales. Y además es carne de más calidad.




COMPARTIR:

Cigabuy INT

ChicMe.com INT


 

 

Joomla Templates and Joomla Extensions by JoomlaVision.Com

HOLA , USUARIOS ONLINE AHORA MISMO

Tenemos 427 invitados conectado

Find us on Facebook
Follow Us