El Presidente de la Junta y la pedagogía del ocultamiento

Opinión - Cartas

En un momento en que la prima de riesgo país se ha disparado un treinta por ciento en cinco sesiones y que dependemos de la inversión extranjera para financiar nuestra economía, se hace cada vez más evidente que se nos impondrán severos recortes desde Bruselas (y Berlín) para cumplir con los objetivos de déficit público que nos ha marcado el plan de consolidación fiscal de las cuentas públicas. ¿Qué efectos tendrá esta situación en nuestra comunidad autónoma? De momento, estamos viendo el efecto en Cataluña tras las elecciones autonómicas: brutales recortes en sanidad que han movilizado a la sociedad civil catalana.

No todo vale en época electoral. Las características de la economía extremeña, con un sector público sobredimensionado y una dependencia de fondos externos para financiar nuestros servicios, nos pone en una situación de extrema vulnerabilidad para afrontar la parte aguda de la crisis que se nos viene encima. Por tanto, no valen promesas electorales imposibles de cumplir ni evitar el tema hasta después de las elecciones. Esta vez, no. Ya se hizo en las anteriores elecciones autonómicas y generales, ocultando información a sabiendas para luego argumentar que la crisis vino de fuera y que ningún experto fue capaz de preverla. Se sabía que estábamos sentados encima de una burbuja inmobiliaria a punto de estallar, que implicaba el potencial derrumbe de nuestro sistema financiero y un incremento brutal de las cifras de paro. Lo advirtió el anterior presidente del Banco de España y un informe del Fondo Monetario Internacional, además de los vaticinios de numerosos expertos, considerados antes “agoreros” y hoy “rigurosos especialistas”.

Es más que previsible que, tras las elecciones, el actual Presidente de la Junta, Guillermo Fernández Vara, en caso de resultar reelegido, anuncie una serie de recortes que afectarán a nuestros servicios esenciales aduciendo que, antes de la convocatoria electoral, no disponía de la información que harían necesarios los recortes que hoy no se atreve a hacer públicos. Por su parte, el líder de la oposición, en caso de resultar triunfador, argumentará, al igual que CIU en Cataluña, que lo encontrado bajo las alfombras, le obliga a modificar sus previsiones y a meter tijera a lo bestia en los presupuestos dada la dimensión de nuestro verdadero déficit y la caída en picado de la recaudación.

No es honesto tratar a los ciudadanos como menores de edad. No es honesto, hurtarles la información necesaria para que se puedan hacer una composición de lugar sobre la situación real de nuestra situación económica. No es honesto mantenerlos entretenidos con cortinas de humo partidistas para luego, tras las elecciones, dejarse caer con medidas draconianas que afectarán nuestra calidad de vida.

Algunos especialistas  ya hablan de que habrá novedades en el tema de la negociación colectiva ligando salarios a productividad. Se producirá un endurecimiento de los límites de endeudamiento y techo de gasto de las CC.AA., posible aumento del IVA, subida de impuestos y nuevo recortes de salarios públicos. El gobierno extremeño ya ha empezado a recortar de facto en Educación. Así lo ha denunciado el sindicato CCOO: “…estos recortes se traducen en disminución del profesorado, aumento del número de alumnos por clase, disminución de los programas de compensatoria y apoyo a los alumnos en el aula y, por último, en la desaparición de los programas de apoyo a los idiomas (Linguaex)”. La Consejera de Educación reconoce un recorte del 7 por ciento aunque no se atreve a cuantificar el recorte en profesores para el próximo curso porque no dispone de “una bola mágica”. Están mareando la perdiz y no se atreven a hablar claro a los ciudadanos.

Por una parte es lógico, dados los hábitos de comportamiento de nuestros políticos al uso, pero, por otra es inmoral porque constituye una irresponsabilidad manifiesta comparecer a una cita electoral ocultando datos que podrían afectar el sentido del voto. Tenemos el ejemplo del presidente del gobierno Rodríguez Zapatero que hace unos días declaró que “no tenemos previsión de más ajustes” y al que su Ministra de Economía acaba de “matizar”: “este trimestre también va a ser un trimestre de reformas”. Reformas, ajuste, juegos de palabras que esconden lo fundamental: la gravedad de la situación y las medidas que se cuecen en la oscuridad.

Sería deseable que los candidatos de los partidos mayoritarios que, en tantas ocasiones se han puesto de acuerdo en la Asamblea bipartidista para comprometer un gasto de recursos de los que no disponen en la Refinería, el Estatuto de Autonomía y la Ley de Educación, comparecieran ante los ciudadanos para revelar el estado de nuestra Comunidad Autónoma, hicieran público los datos que manejan en la intimidad y se comprometieran a no recortar un céntimo de nuestros servicios esenciales, sin antes acabar con las duplicidades en la Administración, el despilfarro generalizado y los privilegios de los altos cargos. La mayor responsabilidad la detenta el Presidente de la Junta. A él corresponde la iniciativa de este necesario ejercicio de transparencia. Que se ponga manos a la obra, los ciudadanos se lo agradecerán.

COMPARTIR:

Cigabuy INT

ChicMe.com INT


 

 

Joomla Templates and Joomla Extensions by JoomlaVision.Com

HOLA , USUARIOS ONLINE AHORA MISMO

Tenemos 372 invitados conectado

Find us on Facebook
Follow Us