La Sanidad y los Ciudadanos

Opinión - Cartas

Huelga de médicos porque el Servicio Extremeño de Salud no respeta los acuerdos pactados hace tres años y el Presidente de la Junta afirma que el problema no le quita el sueño y que antes, en época de bonanza, se comprometía con los colectivos diciendo a todo que sí. Ahora, con la crisis, es otra cosa. Y se queda tan tranquilo mientras coloca la primera piedra de un Centro de Salud en Plasencia. ¿Cinismo o resignación? Por una parte, no hay recursos para resolver un problema de deficiente planificación de los recursos humanos en nuestro sistema sanitario y, por otra, nos disponemos a construir otro centro de salud cuyo mantenimiento, dotación técnica y contratación de personal especializado no están garantizados en las actuales circunstancias de recortes por doquier. Esto pone de relieve los extravíos en la gestión de nuestro sistema sanitario regional y vuelve a hacer patente la necesidad de una radical reorganización administrativa en el SES y más allá del SES.

La gestión sanitaria es compleja y cuando los recursos disponibles menguan, se hace forzoso contar con los mejores gestores para sacar adelante la situación y equilibrar todas sus variables. Va siendo hora de soltar lastre partidista y poner en el puesto de mando a personas capacitadas y con credibilidad. Desterrar para siempre el requisito del carnet del partido como credencial para acceder a puestos de responsabilidad. En el SES hay un exceso de cargos nombrados a dedo en puestos intermedios realizando tareas burocráticas de escasa utilidad, mientras siguen sin resolverse los problemas de las guardias abusivas de los médicos de atención primaria y las vergonzosas condiciones laborales de los médicos de atención continuada.

El Consejo Económico Social cuyos excelentes informes sobre distintos aspectos de la situación socioeconómica en España lamentablemente no son vinculantes, acaba de hacer público su Informe sobre Desarrollo Autonómico, Competitividad y Cohesión Social en el Sistema Sanitario español. En él se dice que “la organización del sistema sanitario público en torno al denominado Sistema Nacional de Salud (Ley General de Sanidad, 14/1986, de 25 de abril) no implicó, sin embargo, la creación de una arquitectura institucional acorde con las necesidades de gobernanza que iba a implicar el nuevo modelo”. Por tanto, se recomienda “la creación de un instrumento horizontal que preste servicios a los sistemas de salud de las comunidades autónomas para mejorar su eficiencia y calidad, facilitando la coordinación, las economías de escala y costes, la capacidad analítica y de evaluación, así como la colaboración mutua entre servicios de salud de las comunidades autónomas”.

El CES está pidiendo con prudente elegancia, pero llamando a las cosas por su nombre, que se ponga coto a la ineficacia organizativa de 17 sistemas de atención sanitaria diferentes con tarjetas sanitarias excluyentes, sus propias carteras de servicios repletas de desigualdades y otra serie de factores que fomentan duplicidades absurdas, por una parte, y derroche de recursos, por otra. La sanidad no puede ser una herramienta electoral, un arma arrojadiza que PSOE y PP utilizan para desgastar al adversario a lo largo y ancho de nuestra geografía prometiendo lo indecible desde la oposición y olvidando las promesas una vez en el gobierno. La sanidad es un tema demasiado serio para dejarla en manos de los barones regionales, incapaces de recortar gastos superfluos ligados a sus personales regímenes clientelares. UPYD propone devolver las competencias de sanidad al Estado, no para deshacer el camino andado, sino para garantizar que las sensatas recomendaciones del Consejo Económico y Social, por ejemplo, se puedan llevar a la práctica en beneficio de los ciudadanos de todo el territorio nacional, sin desigualdades, sin discriminaciones.

Continua el Informe del CES: “Hay que recordar la vigencia de la equidad interterritorial como principio general del sistema sanitario, que implica la corrección de las desigualdades sanitarias y garantizar la igualdad de acceso a los servicios sanitarios públicos en todo el territorio, lo que debe constituir finalidad explícita de las políticas de gasto sanitario.”  Más claro el agua.

COMPARTIR:

Cigabuy INT

ChicMe.com INT


 

 

Joomla Templates and Joomla Extensions by JoomlaVision.Com

HOLA , USUARIOS ONLINE AHORA MISMO

Tenemos 311 invitados conectado

Find us on Facebook
Follow Us