Mariano Rajoy anda perdido mientras sus lugartenientes desmantelan el estado del bienestar

Opinión - Cartas

www.nosolomerida.es | OPINIÓN | Enblanco | El presidente español sabe que no puede continuar siendo el jefe del ejecutivo, además se le nota triste y arrepentido por haber tomado la senda equivocada y sin retorno una vez iniciada. Ya se debe a los mercados y estos son “manadas de hienas” (“de lobos” diría Pedro Escobar, pero como es político luego tiene que disculparse. Si se piensa se dice y no hay que pedir disculpas tan solo atenerse a las consecuencias).

Europa ya dispara balas de rescate y tan solo hace falta esperar para conocer las fechas. ¿Será entonces cuando dimita Rajoy? o ¿será después de colocar las insufribles medidas? ¿presidirá un político o un mercenario colocado por la UE? Con tres Consejo de Ministros pendientes este mes de agosto iremos conociendo más detalles.

Mientras su lugartenientes están recortando por aquí y por allí, tienen que tener el mayor control posible de los medios de comunicación pues se les viene una muy grande encima. Tenemos localizados los más acólitos pero ahora van descaradamente a por la joya de la corona, RTVE. Están colocando en los puestos claves a gente de su confianza, posiblemente sin  escrúpulos profesionales, es el precio por llegar donde no habían pensado.

Además, hay otra cuestión: Televisión Española dejó de incluir publicidad en su parrilla en 2010 y esto que a sus competidores les pareció una muy buena idea ya no les gusta tanto. Para que TVE no emitiera publicidad se obligaba a las televisiones privadas a pagar un 3% de su facturación (luego están las de pago, telecos y demás con otros porcentajes) y eso a las privadas les “duele”. Con su dinero están (hasta que ha llegado el PP) realizando una televisión de calidad.

Desde hace meses la calidad de programación de TVE  está cayendo a marchas forzadas y ahora van a por los profesionales que consiguen darle un toque de independencia a la cadena pública.  Por lo tanto hay que esperar dos cuestiones: La credibilidad va a dejar de ser primordial para los espectadores pues será algo imposible de tener y con la bajada de claidad de programación dejará de ser un referente en el panorama  televisivo.

La consecuencia de no tener espectadores llevará a las televisiones privadas a solicitar el abandono del sistema de “aportaciones” a la pública.  Sin profesionales de referencia, sin programación interesante y sin dinero para “levantar cabeza” la cadena pública tiene un pésimo futuro.

Tan malo como los reajustes en sanidad, educación, dependencia, salarios,  iva… deplorable futuro y Rajoy está demostrando que no sabe llevar el timón.

COMPARTIR:

Cigabuy INT


 

Joomla Templates and Joomla Extensions by JoomlaVision.Com

HOLA , USUARIOS ONLINE AHORA MISMO

Tenemos 1066 invitados conectado
Find us on Facebook
Follow Us