Que los responsables de los Trabajadores Sociales que no les formen sean despedidos

Opinión - Editorial

www.nosolomerida.es | No está demás hacer un repaso por lo que se espera de los trabajadores sociales. Sabemos que la gran mayoría tienen que ajustarse a los protocolos que les marcan las administraciones y así les va a muchas personas. Pero hoy vamos a pedir que si alguna no está cumpliendo con sus deberes y están afectando a la vida de las personas que más  necesitan de su trabajo social tenga repercusión, tanto económica como profesional.

España se mueve por cuestiones banales, millones de personas hablan y hablan en bares, trabajo, reuniones, hemiciclos, transporte… de lo bien o mal que les ha sentado el resultado de un partido de fútbol, de las maravillosas temporadas que están haciendo los pilotos españoles en el circuito de GP o de la poca fortuna que tiene Alonso con los F1 desde que se fue de la marca con la que consiguió sus dos únicos campeonatos, por ejemplo. Si, banalizamos una y otra vez las cuestiones, damos importancia a cuestiones que no nos solucionan la vida pero sin embargo no nos preocupa lo que le ocurre a nuestros vecinos, paisanos o seres humanos.

Tenemos fallos en todos los trabajos y profesiones. Un escrito excesivo y con posibilidad por el afectado para llevarte a tribunales es lo que se cuece mejor por estos lares de la información. Te rebasas un pelín y allí tienes que estar dando explicaciones ante un juez y el resto de miembros que forman el elenco de un juicio, uno ya se ha visto demasiadas veces en ese trance y con los años el temor que no sentí hace décadas sigue sin aparecer siempre que busque lo que considero de justicia. Pues sí, todo tiene repercusión, un árbitro pasa a la nevera, se dice cuando ha cometido los suficientes errores para que el comité arbitral lo crea conveniente y le aparte una temporada de sus arbitrajes y pingues beneficios si son los que arbitran las grandes competiciones. Así podríamos ir dando un repaso a diferentes particularidades de una profesión o trabajo.  ¿Saben ustedes qué les pasa a un comercial si no llega a su objetivo de ventas? No lo duden, pasan rápidamente a engordar las filas del paro.

¿Qué le pasa a una Trabajadora Social si no informa a una persona de todos sus derechos y posibilidades de ayudas que tiene? Pues sencillamente no lo sabemos, pero que si están muy lejos de dar la información que deberían ofrecer a las personas con las que tratan.

Por la información que ofrecemos ya saben que no hace mucho tuvimos una noticia por la que afortunadamente una profesional que ejerció su trabajo con agrado y simpatía y consiguió el objetivo marcado por la Junta de Extremadura, recibir las llaves de una vivienda social ocupada ilegalmente, se vio inmersa en una guerra que no era la suya. Ella hizo su trabajo y no puso impedimentos para que nosotros pudiéramos desempeñar el nuestro. También saben que pocas semanas después fuimos a otra reunión para informar igualmente y se nos prohibió el acceso. Cosas que pasan por dar noticias que contravienen los intereses de los gobernantes. Libertad de expresión se les llena la boca cuando sale a la luz pública un posible acto de coacción de otra fuerza política a algún periodista o medio de comunicación. Pero eso, solo se les llena la boca para atacar a sus contrarios políticos sin decir que ellos de una manera u otra están ejerciendo también coacción informativa. Sirva este ejemplo para demostrar que la Junta de Extremadura lo está haciendo.

Una vez que saben cómo está la situación paso a contarles algo que nos deja helados y desamparados hasta niveles que uno no sospecha que pueda existir el estilo y las formas que ejercen sobre los más necesitados. No olvide que cualquier traspié de un trabajador normal en esta vida puede llevarlo a circunstancias parecidas o niveles de esa índole.

No vamos a dar nombres porque sabemos que las personas que están detrás de esa Consejería nos leen, así nos lo cuentan y con mucho miedo por las represalias que pueden tomar contra el trabajador.  Los acólitos políticos defienden su trozo de pan con dientes y uñas, no sea que por su culpa pierdan algunos votos y se queden fuera del chorizo para todos.

Decía, que hace unos días le ofrecimos información sobre una persona a la que le denegaron la Renta Básica de Inserción de Extremadura, puesto en este medio la poca sensibilidad que puede tener la Administración para que una persona que lo necesita no tengan la consideración de concedérsela. Imagino que al ver publicado sus nombres y solicitando una rectificación se fueron a buscar qué y cómo podrían dar fuerza a sus decisiones y ¡oh sorpresa! Pudieron observar que esta persona ha trabajado un par de meses y cobrado por su trabajo bastante menos que lo cobrado por la Renta Básica, pero eso ya es una forma de incumplir los apartados de la ley y le exigen que devuelva más de 1.000 euros. Por arte de birlibirloque se encuentra que le debe a la Junta de Extremadura esa cantidad tan enorme de dinero. No piensen que es un tema baladí, pues esa cantidad de dinero no la tiene. Aunque sorpresa, le reclaman una cantidad de dinero cuando la Administración le debería haber pagado bastante más cantidad si a su lado hubiera tenido una trabajadora social competente y le hubiese informado de todos sus derechos y ayudas que por su circunstancia debería estar cobrando. Pero no es así, le reclaman sin informarle de que tiene derechos adquiridos y desconocidos por la persona en cuestión. Por supuesto estamos informándonos de qué y desde cuándo tiene derechos y así se los haremos saber.

Las Administraciones están para servir a los ciudadanos, para igual que les reclaman sus obligaciones a las personas, y de qué forma, tengan a bien revisar todas las leyes, decretos y ordenanzas para que formen a sus asistentes sociales o trabajadores sociales para que no queden las obligaciones de las Administraciones sin cumplir.

Pongamos por ejemplo el derecho que tiene una mujer por maltrato machista, la de disponer de una paga durante un periodo. Pues este derecho normalmente no lo conocen por las personas que tienen la obligación de informales, suelen enterarse por las personas que desinteresadamente hacen esa labor sin tener esa profesión ni cobran por estar pendiente de que eso ocurra.

Por eso en este momento solicito que las personas que deben formar a los profesionales que tienen la obligación de  ofrecer la información sean apartadas de su función si no preparan a los trabajadores e igualmente solicito que los trabajadores que no informen y asesoren de las obligaciones y derechos que tienen las personas sean apartadas del trato directo con la ciudadanía, que además suelen ser quienes más lo necesitan.

 

COMPARTIR:

Find us on Facebook
Follow Us